NOVEDADES EN DERECHO SUCESORIO

El 27 de Julio de 2012, el Diario Oficial de la Unión Europea publicó el Reglamento (UE) nº 650/2012 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 4 de julio de 2012 relativo a la competencia, la ley aplicable, el reconocimiento y la ejecución de las resoluciones, a la aceptación y la ejecución de los documentos públicos en materia de sucesiones mortis causa y a la creación de un certificado sucesorio europeo.

Desde el día 17 de agosto de 2015 se empezaron a aplicar plenamente las normas contenidas en el Reglamento,

El Reglamento se aplicará a sucesiones por causa de muerte. No será aplicable a las cuestiones fiscales, aduaneras y administrativa conforme a lo dispuesto en su artículo 1.

En el artículo 4 del Reglamento se establece la competencia general a los tribunales del Estado miembro en el que el causante tuviera su residencia habitual en el momento del fallecimiento tendrán competencia para resolver sobre la totalidad de la sucesión. La ley aplicable será la de la nacionalidad en el momento de realizar la elección o en el momento del fallecimiento, si esa persona tiene posee varias nacionalidades podrá elegir la ley de cualquiera de los Estados cuya nacionalidad posea en el momento de realizar la elección o en el momento del fallecimiento.

Si el causante no ha efectuado elección expresa y válida a favor de la ley de su nacionalidad, será de aplicación la ley de su última residencia habitual.
De forma excepcional podrá considerarse como ley aplicable a la sucesión la de otro Estado distinto al Estado de su residencia o su nacionalidad, siempre que mantuviese con este otro Estado un vínculo más estrecho.

A raíz de la publicación de este Reglamento se crea un certificado sucesorio europeo, que se expedirá para ser utilizado en otro Estado miembro. La utilización del certificado no será obligatoria y no sustituye a los documentos internos empleados en los Estados miembros para fines similares. Será utilizado por los herederos o legatarios que tengan derechos directos en la herencia y por ejecutores testamentarios o administradores de la herencia.

Una vez emitido, el certificado surtirá sus efectos en todos los Estados miembros sin necesidad de ningún procedimiento especial.